viernes, 19 de febrero de 2010

Citas pintadas a la cal

Luego de la primer intervención pública fuera de la casa/sede de 3 de febrero tuvimos varias reuniones discutiendo acerca de cual sería nuestra próxima obra. Ante la posibilidad de conseguir cuantos tachos se nos ocurrieran y con el entusiasmo de VOX en vistas de los resultados de la intervención pasada, la respuesta resultaba obvia. Sin embargo, ¿debíamos, podíamos seguir pintando tachos? o mejor aún, ¿queríamos hacerlo? Reflexionamos un poco más acerca de las condiciones necesarias: espacio en la casa, un lugar público para instalar la obra como intervención permanente, fondos y trámites burócráticos. Todo paracía ser cuestión de tiempo y gestión, salvo lo del espacio en la casa: bajar y subir 7 o más barriles de 50 litros de combustible, aunque vacíos, por escaleras, tres pisos abajo desde la terraza, era cuando menos un proeza física que ya no queríamos realizar luego de la intervención con VOX; a menos que los tachos se instalaran permanentemente en algún espacio específicamente designado. De esta manera resolvimos abocarnos a otros proyectos, congelando momentaneamente lo de los barriles hasta un momento más oportuno a nivel gestión.
Por otra parte, el tratamiento pictórico de los barriles- la forma gestual, sin un plan o idea preliminar más que la de experimentar con el material y el color- nos hizo reflexionar más acerca de continuar la búsqueda de una disciplina y método de trabajo colectivo diferente, con miras a expandir nuestros horizontes formales/conceptuales. Nos percatamos rápidamente que, en nuestro caso, las ideas a nivel colectivo no afloraban provechosamente si no por medio de un fuerte impulso individual al inicio, por lo cual la decisión final debería aprovechar ese impulso sin postergar la participación colectiva.
Por esto llegamos pronto a un feliz acuerdo y conclusión: cada integrante presentaría proyectos individuales a realizar bajo su dirección, a los cuales los demás integrantes se sumarían con sugerencias y trabajo. Los proyectos se realizarían de a uno por vez, y su orden de materialización se decidiría concensuadamente. Así, los proyectos se presentaron y se eligío el de la pintadas a la cal, como primero a realizarse. Esta serie trata de imitar la estilística tipográfica y técnica de las pintadas políticas clásicas que abundan en las muros de dominio público en Argentina, pero suplantando sus consignas por reflexiones espirituales de maestros iniciados de todos los tiempos. Acá van las primeras dos pintadas junto a las pruebas en la terraza de la casa/sede. Las citas de la terraza pertenecen al nuevo testamento y a los evangelios apócrifos respectivamente ("Y la verdad llegará por sorpresa" y "Quien tenga oídos para oir que oiga"), mientras que "Despierta, despierta, ¡despierta!" es de Rumi (poéta persa del s.XI) y "Ahora que has roto la pared a cabezazos, ¿Qué harás en la habitación siguiente?" pertenece a Confucio (filósofo chino del s.IV).

TWUP








Para ver más fotos sobre estas y próximas pintadas ir a http://www.facebook.com/album.php?aid=2031601&id=1477575576

1 comentario:

Nati ;D dijo...

Recien me entero de lo que hacen. Me llamó mucho la atención porque vi una cita que fascinaba ("si las puertas de la percepción fueran abiertas todo se verían ante el hombre como es: infinito") cuando pasaba por el colectivo, resulta que no solo estaba pintada en esa calle sino que encontré más pintadas de ese estilo en otras calles, igual me entro curiosidad porque no era sin un motivo politico como suelen ser esas pintadas, como vi que tenían la pagina en una esquina de cada cita decidí entrar y aca ando... Igual me parece genial lo que hacen, y es una forma de captar la atención de las personas que pasan. Sigan así.